SOÑAMOS PARA NO OLVIDAR

—Soñar es uno de los patrones energéticos que ayudamos a crear cuando las estructuras de la Tierra estaban siendo colocadas— explicó el Maestro a sus alumnos. —Ya que convinimos en ayudar a toda la Creación a comprenderse de una manera nueva, estuvimos de acuerdo en crear este lugar de gran densidad energética e incorporar parte de nuestro Gran Ser en estos diminutos cuerpos biológicos. ¿Y esto para qué? Ah, porque el Espíritu nunca había mirado dentro de sí mismo, siempre se había deleitado creando hacia el exterior, hasta que sus ansias de saber más lo llevaron a experimentar con algo nuevo.

—¿Quieres decir que el Espíritu realmente no sabía quién era?— algo en Pablo parece comenzar a recordar una historia antiguamente olvidada.

—Creía saberlo, hasta que se detuvo a mirarse— el Maestro sonríe.

—¿Y entonces vinimos a la Tierra?— se impacienta Elena.

—Así es, entonces decidimos venir a experimentar una forma de vida muy lenta, donde todo aprendizaje llevaba algo nuevo para el Espíritu: tiempo. ¿Recuerdan que ya hablamos de que originalmente éramos solo Conciencia?

—¡Sí! ¡Dijiste que todo lo hacíamos a una gran velocidad! —salta de su silla Arturo, quien siempre parece estar muy apurado.

—Claro —aclaró el Maestro—, nuestro patrón de vibración energética era muy veloz y, siendo hijos del Espíritu, actuábamos como él, creando, creando y creando. A esa velocidad no podíamos conocernos, ¡debíamos parar un poco! Había que hacerse lento, lento… Y así vivir muchas historias nuevas, con otros seres igual que nosotros, ¡y sin que ninguno recordara quién era!

—¿Y eso con qué objeto? —Elena achica su mirada— No le veo sentido.

—Pero sí lo tiene. Si recordábamos seguiríamos los mismos caminos de siempre y el Espíritu quería nuevas respuestas, quería entender realmente quién era y nosotros, sus hijos, nos ofrecimos a ayudar.

—¡Qué buenos hijos!— ríe Pablo.

—¡Los más valientes!— el Maestro se entusiasma. —A través del paso por todas estas vidas de experiencia en la Tierra volveríamos a recordar quienes somos, pero solo al final. ¿Y mientras tanto? Hubo reuniones del más alto nivel, se pensó que era una experiencia arriesgada, no solo porque nuestra verdadera identidad podía nunca volver a nuestra memoria, sino porque también nos sentiríamos muy solos en el camino, no recordando que éramos parte de algo mucho más grande y que, en realidad, nunca estábamos solos.

—¿Y entonces?— Arturo ya quiere saber.

—¡Y entonces se crearon los sueños! ¡Soñamos para recordar! Para no olvidar nuestra esencia. ¿Se han dado cuenta de que en los sueños pueden hacer cosas que en la Tierra son impensables? ¿Que pueden volar, solo imaginar algo para que esté ahí, encontrarse con familiares ya fallecidos, hablar con seres que parecen ángeles? ¡Es porque vuelven a ser espíritus!

   “Cada noche, cada uno de nosotros vuelve a su esencia original por algunas horas. Cada noche recordamos que somos parte de algo más grande, aunque al despertar no sepamos bien qué. Cada noche nos guiamos a nosotros mismos para que el día siguiente sea un poco más fácil. Nos encontramos con personas que creemos que ya no están, pero que solo han vuelto a su estado espiritual, y que son parte de quienes nos acompañan siempre. Como les dije, ¡soñamos para no olvidar!

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Entrevista Radio Mantra FM

In order to view this object you need Flash Player 9+ support!

Get Adobe Flash player

Powered by RS Web Solutions