¡Se parece mucho a mi madre!

Estoy en un andén del Metro y aparece una mujer. ¡Se parece mucho a mi madre! Pero se parece a mi mamá un poco más joven. Tiene la misma contextura física, el pelo igual, un poco como melena, y le veo sus mismos labios gruesos. Me acerco a ella, impresionada, y le comento esto. Ella me dice que ya se lo habían dicho, no se muestra sorprendida. Creo que hablamos de que ambas son hijas de un extranjero; yo no puedo creer cómo se puede parecer tanto. Quiero hacerme amiga de ella y le pido sus datos, porque pienso que así voy a tener mamá para rato, que cuando se muera mi madre la podré ver igual en esta mujer. ¡Eso me alegra mucho!

Análisis

P: ¿Qué es el Metro?

R: lugar público de tránsito. Una máquina que sirve para trasladar personas de un lugar a otro.

P: ¿Qué es una madre? ¿Cómo es tu madre? ¿Cómo te relacionas con ella?

R: Una madre es el ser que te da la vida, que te cría. Ella es una mujer que me dio todo su amor, que siempre creyó en mí. Es fuerte y perseverante. También es muy controladora.

P: ¿Hay un aspecto de ti que sea fuerte y perseverante, pero a la vez muy controlador?

R: Así es. El ser fuerte y perseverante es bueno, pero el intentar controlar a otros y especialmente a mí misma, no permitiéndome expresar mis emociones, no lo es. Hay un aspecto de mí que necesita ser más fuerte que todos los demás, que no se muestra vulnerable, que esconde su gran sensibilidad.

P: ¿Cómo es la madre del sueño?

R: La madre del sueño vestía una chaqueta de colores, amplia, y un pantalón suelto. He visto a mi mamá vestirse así en una foto en que aparece con mis tíos, en un viaje que hizo con sus hermanos. En esas fotos se veía contenta, relajada, sacando más a su niña juguetona e inocente.

Interpretación

¿Puedes resumir el mensaje de tu sueño?

“Estando hoy en una etapa transitoria que me llevará hacia otro destino, se me anticipa que mi aspecto controlador y controlado que llevo dentro, el que necesita ser más fuerte que todos los demás, el que no se muestra vulnerable y que esconde su gran sensibilidad, va a morir. Pero que no esté triste, pues tengo a otra “madre” adentro, una que es protectora, fuerte y perseverante, pero que es más relajada, más libre, más auténtica.”

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar