ELLOS ME ACERCARON A MÍ

–Ya, Victoria, ahora te toca a ti. Yo te voy a contar un sueño esta vez.

–¡Pero yo no te puedo ayudar! No sé interpretarlos aún, pues.
Elena sonríe frente al café cortado. Bajaron de la oficina a tomar el café de la mañana.

–No tienes que hacerlo, Victoria. Pero como aún no lo he analizado y no tengo tiempo de escribirlo, me servirá contártelo y ver qué podemos sacar de él. Y así de paso, aprendes un poco sobre el proceso de análisis. Te cuento.

››En mi sueño veo a todos los hombres que han sido mis parejas. Están tomados de las manos haciendo un semicírculo frente a mí. Así unidos, caminan hacia atrás, y al hacerlo van creando un piso de madera, una especie de puente para que yo pase y entre a una construcción grande que se encuentra detrás de ellos. El edificio se asemeja a esas iglesia de pueblo norteamericanas, de madera, enteramente blancas. Tengo una clara sensación en el sueño de que todos esos hombres tienen la misma función: sólo ayudarme –Elena toma un sorbo de su café.

–Wow! ¿Y ahora? Parece que tu sensación ya te dice algo, ¿no?

–Claro que sí, por eso me parece tan interesante. Ya esa sola sensación me da tranquilidad, y sabes, me hace sentir querida, cuidada por algo que es más grande que yo y que ahora viene y me explica cosas de mi vida que de otra forma yo no podría entender.

–Qué bonito. ¿Ahora hay que ver qué es un hombre, qué es una pareja? –se interesa Victoria.

–No creo que sea necesario. Yo voy a asumir que el sueño me habla efectivamente de cada uno de ellos y de ellos en general. Yo vería los siguientes símbolos: qué es estar tomados de las manos, qué es un piso, por qué de madera, qué es un puente y qué es una iglesia; y por qué una iglesia norteamericana.

–Ya. ¿Y qué es estar tomados de las manos? Ves, ya te hice una pregunta –Victoria levanta las cejas, divertida.

–¡Ja! Muy bien, Victoria. Veamos, tomarse de las manos es para mí un acto que implica unión entre las personas, unión en una energía común.

–¿Y qué es un piso?

–Es la base fundamental de una construcción.

–¿Y la madera?

–Oye, vamos rápido. La madera es un material noble, natural, que viene de los árboles, que tiene energía de vida en su interior. Así lo veo yo. Me encanta, me da la sensación de calidez.

–¿Y un puente?

–Es una construcción que permite atravesar de un lugar a otro de un modo en que antes de su existencia no se hubiera podido pasar.

–¡Y lo último! ¿Qué es una iglesia y por qué norteamericana? –Victoria apoya sus codos en la mesa, dejando su mentón descansar sobre sus manos unidas.

–Una iglesia es lo que se conoce como "la casa de Dios". Es un lugar donde los creyentes en un ser superior se reúnen y comparten en la unión de una fe común. Para mí es un símbolo de espiritualidad, de contacto con lo trascendente. La del sueño me gusta mucho, porque es del estilo norteamericano, pero esas de la gente de color. Me gustan esas iglesias porque tengo la impresión de que la espiritualidad de ellos es más viva, más alegre, más acorde a "lo real". Y también porque se ven tan limpias, tan bien mantenidas, tan actuales.

–¿Y ahora? –interrumpe Victoria–. Ya terminamos con los símbolos.

–Ahora hay que hacer preguntas de asociación.

–Ah, bueno, esas te las regalo –ríe Victoria.

–Mira, para hacer las preguntas sólo tienes que tomar el sueño y cambiar algunos símbolos por el significado que el soñante les dio. Por ejemplo, ¿me querrá decir el sueño que todos los hombres que han sido mis parejas están unidos entre ellos por una energía común, que en algún sentido tiene la función de ser de ayuda para mí? Claro, puede ser.

››Sigamos. ¿La función de ayuda de ellos ha consistido en construir para mí una base fundamental, cálida, noble, que constituye un puente para que yo ingrese a algo más espiritual? Me resuena, pero hay que ver qué es ese algo –Elena hace una pausa, mientras Victoria la mira, concentrada.

–¿En qué sentido –continúa Elena– mis relaciones de pareja me han ayudado a tener un contacto mayor con lo trascendente, con una espiritualidad más limpia, viva, más real, más actual?

–¿Será con tu Ser Superior? Algo dijiste de eso en relación a la iglesia… –comenta Victoria, un poco temerosa de equivocarse.

–¡Eso es! Mi relación con cada uno de ellos me ha ayudado a acercarme cada vez más a mi esencia, a quien yo soy realmente. Claro, por un lado una pareja abre tu corazón, pero por otro ellos sacaron de mí todo lo bueno y lo malo, por decirlo de algún modo, me permitieron mirarme tal como realmente era en cada momento. Y eso siempre me obligó a mejorar, a superar, a sanar. Y claro que es cierto: cada uno de ellos me tendió un puente para acercarme cada vez más a mí misma.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar