"ME LO DIJO UN SUEÑO"

Edna Wend-Erdel

 

FOTO LIBRO

 

Reseña:


Habiendo llegado a un punto de insatisfacción vital, de simple apatía, o de una urgente y constante necesidad de saber más, seis almas se reúnen cada jueves en casa de Martina. Y sí, aprenden de sueños. Pero acaso sea eso una excusa, apenas un inicio que los aventura en un salto cuántico en la evolución de cada cual, en un total cambio del punto de percepción desde el que, hasta ese momento, habían aprendido a mirar el transcurso de sus días.

 La mirada vuelta hacia el interior, la intención como energía en movimiento, la protección de lo Trascendente, la creación consciente, el espacio seguro, el estar presente, el seguir la intuición antes que a la razón y, finalmente, el deseo del corazón.

Todos conceptos emergentes que, unidos a la conexión con ese universo sin tiempo que otorgan los sueños, llevan a estos seres a encontrar armonía, quietud, identificación con su ser esencial  y, desde ahí, la alegría de ser y de compartirse. Todo en medio de la vorágine que, para otros, puede ser la ciudad de Santiago de Chile, pero que para ellos representa el cobijo, la apertura y la calidez de la casa de Martina.

 

Perspectivas que nos ofrece:

No se trata sólo de un libro de sueños. Éstos se presentan como el camino para un gran descubrimiento: el de ser conscientes de todo lo que nos sucede. El libro pretende ayudar a manejar los desequilibrios a que nos vemos enfrentados desde un nuevo nivel, en el que dejamos de ser víctimas de nuestra realidad. De esta manera, los mensajes oníricos son sólo un medio para arribar a nuevas herramientas de auto-ayuda y transformación, conectándonos con una parte de nosotros mismos que normalmente no percibimos en el estado de vigilia, un aspecto de nuestro ser que es sabiduría y que contiene las respuestas que buscábamos afuera.

 

Nuevos conceptos:

El libro no sólo enseña un método simple para buscar las respuestas a las interrogantes personales en el interior de cada persona, sino que además conecta al lector con el Universo Mágico del cual es parte, lo lleva a recordar sus orígenes divinos y abre sus ojos hacia la verdad que siempre estuvo ahí, pero de la cual no tenía plena conciencia, de ser constantemente guiado y cuidado por algo que lo trasciende.

 

Simplicidad del método:

Se trata de un método simple de análisis, de acuerdo al cual es el propio soñante quien descubre lo que su sueño le quiere revelar a través de asociaciones personales; el viajero nocturno sólo requiere de la conexión consigo mismo para llegar a su mensaje, sin necesitar buscar en complicados textos que lo ayuden en este propósito. Lo que se busca es acercar al lector a un sistema que por su simplicidad logra arribar a los lugares más profundos de la psique del soñante. Lo anterior deriva del hecho de que es el soñante quien en primer término creó su experiencia nocturna; él puso los símbolos en su representación onírica, cuidando de dar con aquellos que, de acuerdo a sus personales entendimientos, sentimientos y creencias, pudieran representar más fielmente el mensaje que se intenta transmitir.

 

Pasajes del libro:


“¿Cómo una Conciencia que se ha reducido a sí misma de esa manera, no recordando Quién es, no sabiendo que ella misma creó ese Juego por el solo placer de experimentar, sintiéndose tan desolada y miserable a veces, puede soportar una experiencia tan difícil? - Martina mira las delicadas rosas blancas de su jardín. – Porque no está sola; nunca lo ha estado. Cada noche su alma realiza un viaje de retorno al Hogar. En él vuelve a entrar en el Universo sin tiempo ni espacio; durante esa jornada recupera en parte la conciencia de Quien es y por qué tiene las experiencias que vive a diario. Aún cuando al despertar no tenga un recuerdo cabal de su recorrido nocturno, éste le proporciona la energía necesaria para continuar en el juego.”

 

“No olvides nunca de dónde has venido, le repetía, ansiando ver en su hija a la redentora de tantas penurias vividas,  sentenciándola a una vida predeterminada; privándola del privilegio de cada ser humano de crear a cada momento, en conexión con sus personales anhelos, el suelo donde elija apoyarse.”

 

“Soledad no sabe lo profundo que puede ser el mensaje de un sueño  y cómo éste puede revelar lo más íntimo que el Ser está vivenciando a cada momento; cómo una sola experiencia de a veces unos cuantos minutos puede ir hacia la raíz misma de lo que nos aqueja, reflexiona Martina, sacando a la superficie verdades tan escondidas en los laberintos de la conciencia, que antes de manifestarse a través de un sueño podríamos no haber pensado que formaban parte de nosotros, concluye.”

 

 “Baja la pendiente con el corazón un poco afectado por las ilusiones vanas, por todo aquello en lo que creyó y que nunca fue real;
y comienza a caminar hacia la colina, que parece llamarla amorosa y cálidamente. En el instante en que pone el primer pie sobre ese suave verde sube por su cuerpo una energía contenedora que la inunda completamente. Al mirar esas hermosas espigas entiende su mensaje: simplemente, llénate de ti misma.”

 

“Es difícil, piensa Daniel, lograr que el soñante entienda que se necesita una descripción acabada pero simple de lo que él entiende respecto de cada objeto de su sueño. No es necesaria una definición extraída de un diccionario ni una explicación de algún otro distinto de quien tuvo el sueño; por el contrario, las más de las veces esto sólo logrará entorpecer la interpretación, debido a que es el soñante el creador de su propia película onírica, quien pone en ella sus símbolos personales de acuerdo a la manera en que él los entiende. Se trata de un mensaje “encriptado” que cada persona se da a sí misma utilizando un sueño como vehículo.”

 

“Hay momentos en que la alegría simplemente se arraiga en ella, embriagándola toda, sin que pueda hacer distinción entre lo que surge desde su ser y lo que se encuentra afuera. Como si ella fuera todo; como si todo fuera ella. Aún no logra hacer de este estado una vivencia permanente, tiene conciencia de ello; pero por ahora se anima a disfrutarlo plenamente cuando se presenta.”

 

“Tal como de niña le gustaba ver entrando en su cuerpo la aguja de una vacuna y sentir el pequeño dolor que eso le ocasionaba, asimismo le gusta sentir el miedo, le gusta no saber y no entender. Porque enfrentarse a sí misma es algo que la apasiona. Donde existe un miedo en mi vida, piensa, es donde tengo que ir. Con miedo y todo hacerlo. No esperar a que éste se vaya, porque no lo hará. Lograr que se aleje enfrentándolo.”


“Soledad –dice Martina en un tono de voz muy suave y pausado–, los sueños pueden tener la habilidad de conectarte con tus miedos más profundos. Puede que el mensaje que traigan se refiera a algo que esté sucediendo en la realidad, puede que no; pero el mismo hecho de mirar tus miedos a la cara te va a conectar con una fortaleza que llevas dentro y que tus temores no te permiten ver.”

 

“Los sueños, mi querida Graciela, son ante todo experiencias. No hay palabras ni ideas, por muy claras que ellas puedan ser, que te lleven a incorporar un conocimiento nuevo de la manera como puede hacerlo una experiencia.”

 

“Es suficiente con que camines junto a una persona el tiempo necesario en el que ambos expandan sus mundos en la relación, dice Martina en voz alta. Cuando eso deje de ocurrir, agrega, cuando el crecimiento se detenga y te sientas disminuir un poco cada día a causa de ese encuentro, es tiempo de hacer una nueva elección. Del único ser del que no puedes alejarte nunca, se dice, es de ti misma, pues entonces es cuando te pierdes; porque lo que mantiene tu mundo en equilibrio es la conexión permanente con tu ser más íntimo. Desde ahí entonces –concluye- puedes optar por llenar tu alma de la manera que quieras, a cada instante.”

 

“Había puesto todas mis expectativas de amorosidad, cuidado y contención en esa relación de pareja, que creí para toda la vida. Y junto con la pérdida de esa unión se fue toda mi confianza en la entrega, apareció mi vulnerabilidad desnuda, vivencié mi cuerpo emocional desgarrado por el dolor y mi niñita asustada se apoderó subrepticiamente de toda mi capacidad de apertura a nuevas experiencias, negándose a ellas.”

 

“–Cuando das tu intención lo haces confiando en que ella en sí misma contiene la magia necesaria para hacerse realidad. De los cómo no te preocupas. Tú confías – Alina  lleva a su boca un pedacito de galleta.”

 

“Hay sacralidad en cada evento de la existencia, reflexiona Graciela. Y los sueños me acercan a lo divino que existe en mí, concluye.”

 

“Hoy Alina entiende que es así, que la mayor parte de los “no puedo” en realidad son “no quiero”; no quiero superar esta dificultad en mi vida, porque me implica un sacrificio y un esfuerzo que no estoy dispuesto a afrontar, es lo que se lee detrás de esa queja.”

 

 “El sentimiento que experimentas en el sueño es siempre real; algo en tu tiempo presente te está produciendo ese dolor, esa rabia, esa alegría, ese amor…”, explica Martina ante sus alumnos. ¿Es que ella está sufriendo esa profunda congoja y no se ha dado cuenta?”

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar